Situaciones incómodas para un celíaco

Las situaciones incómodas para un celíaco son muy variadas, ya que existe mucha gente que todavía no entiende la gravedad de nuestra enfermedad. Seguramente que ya habrás vivido alguna de las situaciones que te voy a contar ahora mismo.

Cinco situaciones incómodas para un celíaco cuando debe lidiar con alguien no sabe 100% qué es ser celíaco. ¡Ahí van!

  • Por comer un poco no pasa nada

Claro que pasa. Quizás no nos pongamos malos al momento o a los días o quizás nunca, pero internamente nos destruye. Parecerá algo exagerado, pero es así. Para nosotros el gluten es literalmente veneno, y una simple miguita de pan nos puede tirar abajo años de mejoras y atrofiar de nuevo nuestras microvellosidades del intestino. No es una tontería, es nuestra salud.

  • Pues una amiga de una amiga era celíaca y se le pasó

La celiaquía no se pasa, naces con ella, vives con ella y mueres con ella. Es una enfermedad hereditaria y debemos hacer dieta sin gluten DE POR VIDA. Seguramente lo que ocurrió con esa amiga de amiga es que le hicieron un mal diagnóstico, ya que antes sólo se pensaba en celiaquía y no en intolerancias o alergias al gluten. Ahora todo está mucho más controlado y es más fácil identificarlo.

  • Cuando vamos a comer a un restaurante parece que sólo quieres llamar la atención

Tener que estar continuamente explicando a un camarero o al cocinero qué lleva gluten, si fríen patatas en aceite solo para patatas o si hay contaminación cruzada, no es algo qeu nos apasione. No lo hacemos para llamar la atención. Es necesario informar 100% y si no nos da confianza, no comeremos nada y punto.

  • Quítale el pan y te lo comes

¡NUNCA! No te dejes presionar por personas que no tienen la más mínima noción de lo que nos puede pasar sin comemos algo contaminado. Sé firme a tus principios y no te dejes influir por otras persona. Antes está tu salud. =)

  • Pues yo soy celíaco y mira, ¡como gluten y me da igual!

Bravo por tí. Yo no soy tu madre para obligarte a llevar una dieta estricta sin gluten. Si quieres matarte lentamente, hazlo, pero no vas a conseguir darme envidia o lo que sea que pretendes metiéndote un trozo de pan con gluten en la boca como si fueses un maníaco.

¿Os ha pasado esto alguna vez alguna de estas situaciones incómodas? ¿Qué otras situaciones os han ocurrido?

 

Si necesitas más información sobre qué es la celiaquía, cómo se diagnostica y mucho más, no dudes en ir a mi súper GUIA SIN GLUTEN ¡Espero que te guste!

 

6 comentarios
  1. Bea
    Bea Dice:

    Últimamente tengo que lidiar con algo que me cabrea bastante… voy con una chica que ha dejado de comer gluten (o eso cree), porque un ‘médico’ le está guiando por una dieta anticáncer (ejem) y el gluten suena a que es malo, caca, pues fuera…. Ella va diciendo en los restaurantes que no puede comer gluten pero luego le traen algo con él y, para empezar, no sabe distinguir, y si se lo cuentas, le da igual, se lo come sin problema. O si vamos a un sitio con más gente, primero se come su plato con pan de celiacos, y cuando llega el postre, mete el tenedor en un coulant o donde le apetezca, e incluso pica del plato de los demás durante la comida.

    Claro, esto a mí, para empezar, me hace quedar como la rara tiquismiquis del grupo, y encima no me parece que ayude nada al colectivo en nuestras guerras constantes… ¿alguna idea -a parte de dejar de comer con ella- para que no nos tomen por rancios ante gente así?

    Por cierto, que hace unos años hice el curso de manipulador de alimentos en Asturias y me encantó oír cómo, en una clase de 2 h y pico sobre cómo manipular comida, cómo limpiar las zonas de trabajo, para dónde hay que toser si se va malito, o a cuántos grados tiene que estar la cámara negativa… cuando llegamos al capítulo de alérgenos el chico dijo: “bueno, este apartado lo pasamos”. Obviamente le dije que gracias a que él formaba así a la gente, luego éramos, como bien dices, el centro de atención en los restaurantes y quedamos de rompehuevos cuando pedimos que nos traigan otra ración de X plato porque ese viene con pan y te dicen: “pues quítalo…” en fin. Pues quítalo, ¡qué gran frase!

    Responder
    • Superceliaca
      Superceliaca Dice:

      Te entiendo… Yo he tenido experiencias parecidas y molesta muchísimo. Gente que dice que era celíaca y que se les pasó, gente que te mira con cara de ‘esta niña está loca’ por decir que ni siquiera se puede pasar el pan por encima de mi comida porque sino puede haber un alto riesgo de contaminación, o me dicen que debería ir a otros médicos para ver si de verdad soy celíaca porque eso se quita.

      Muchos años lidiando con gente que realmente no se hacen una idea de lo difícil que puede llegar a ser comer fuera.
      Lo que he optado por hacer cuando alguien no entiende el por qué de mis acciones, les doy la mítica charla comparando el gluten con el arsénico, soy un poco bestia pero es que sino no lo comprenden, y les explico la diferencia entre intolerante, alérgico y celíaco, ya que muchos de ellos lo utilizan de forma incorrecta. Así por lo menos cambian su cara de mierda a cara de pena-interés. jaja
      Muchos todavía no entienden la gravedad del asunto y nos comparan con gente que hace dieta por voluntad propia. Es injusto pero por lo menos no es como hace unos años que si que la gente no entendía ‘eso del gluten’.
      ¡Un saludo!

      Responder
  2. Bea
    Bea Dice:

    Sí, el discursito… jeje deberíamos componer una canción con todo el speech y darle al play para poder comer tranquilos alguna vez, ¿verdad?

    Responder
    • Superceliaca
      Superceliaca Dice:

      Uffff…¡Pues sí! jaja Ya mi cerebro lo cuenta automáticamente. No se cuántas veces habré empezado con un ‘el gluten se encuentra en la harina de trigo, cebada, centeno, avena y derivados.’ Creo que al final día que ya no nos haga falta contarlo, lo echaré muchísimo de menos. jajaj
      ¡Un saludo!

      Responder
  3. Gemma
    Gemma Dice:

    O el “tu sabras lo que puedes comer” que te suelta el propietario de un bar cuando preguntas qué es apto para ti de la carta. Me pasó hace poco. Para flipar. Y desués de resumirle en un minuto la teoría que tan interiorizada nos tenemos, encima me insistía en que podía comer las albóndigas, que estaban muu ricas (y que no creía que llevasen harina…). Mejor tomarselo con humor, y no volver a estos sitios 😉

    Responder
    • Superceliaca
      Superceliaca Dice:

      jajaj ¡Pues sí! Hay que tomárselo con humor porque sino máximo estrés con el asunto. ¡Gracias por comentar Gemma! =)

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Superceliaca te informa que los datos de carácter personal que nos proporcionas rellenando el presente formulario serán tratados por Yaiza Matesanz Avilés como responsable de Superceliaca. La finalidad de recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para enviarte actualizaciones de nuestras publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La legitimazicón se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en servidores de Mailchimp (proveedor de email marketing) que pertenece a la empresa The Rocket Science Group LLC d/b/a , con domicilio en EEU cuya información está disponible aqui, aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos.

Recuerda que puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación o limitación, incluso suprimir los mismos a través de info@superceliaca.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre la Protección de Datos en nuestra Política de Privacidad.