Restaurante japonés para celíacos en Gran Canaria

Muchos de vosotros sabéis de donde provengo. Como canaria, concretamente de Las Palmas de Gran Canaria, siempre me ha picado la curiosidad saber cuántos celíacos se diagnosticam al año en mis islas.

Hace unos años se diagnosticaron unos 20.000 casos de celiaquía en el archipiélago canario, y obviamente, en estos últimos años esa cifra se ha visto aumentada. (Apunte de cultura general celíaca.)

Antes de hablar de una nueva experiencia de supercelíaca fuera de casa, queremos aclarar que el hecho de que un restaurante ofrezca ciertas salsas o productos que puedan parecer que son sin gluten, no significa que realmente lo sean. La FACE sólo ofrece su sello a aquellos establecimientos que han realizado una serie de reformas en sus cocinas, por lo que ofrecen un producto 100% sin gluten, con un proceso de elaboración exento de esos cereales tan odiados por todos nosotros. En supercelíaca hablamos de espacios que simpatizan y hacen esfuerzos para que los celíacos puedan comer con la mayor seguridad posible, algo que es muy importante y demuestra una actitud muy integradora.

menu-celiacoSoy una fanática de los restaurantes asiáticos, una enamorada del sushi, un plato que en principio no lleva gluten. Pero hoy en día son varios los establecimientos de este tipo que dejan fuera a clientes alérgicos e intolerantes al gluten porque utilizan productos contaminados, no tienen salsa de soja u otros condimentos preparados, cuando la inversión es ciertamente pequeña y aportan una gran tranquilidad a los celíacos que buscamos un sitio donde cenar.

Pues bien, hace unas semanas volé a mi ciudad para estar con mi familia y mis amigos. Uno de esos días Cris y yo decidimos ir al Kyandi. Con menos de un mes de antigüedad, el restaurante japonés se encuentra en la calle Ruiz de Alda, en la nueva zona peatonal que han habilitado para ocio y disfrute de los queridos habitantes y turistas de la isla.

Cris y yo ya habíamos reservado mesa y ahí nos esperaba. La decoración del lugar era espectacular, todo decorado con madera y ¡CARTÓN! Las sillas, los sofás y unas cuantas cosas más estaban hechas de cartón y nadie diría que era de ese material.

Cenando Sushi sin gluten en Kyandy

Cenando Sushi sin gluten en Kyandy

Después de quedarme alucinada con el lugar, nos dispusimos a pedir. Eso sí, primero hice un poco de #postureoceliaca, preguntando sobre si el vinagre de arroz tenía gluten, si cabría la posibilidad de contaminación cruzada, etc. Los camareros y el cocinero, todos muy simpáticos y agradables, siempre estuvieron muy atentos de lo que podía comer y de lo que no, informándome de absolutamente todo. Poco después de habernos pedido un vino blanco especial para sushi, la camarera se acercó a la mesa y me dio, con cara sonriente, un bote de salsa de soja sin gluten. Yo, inmensamente feliz, no paré de agradecérselo.

Después de cenar, nos quedamos un rato más disfrutando de una buena copa de whisky y del maravilloso tiempo que hacía, por lo que aproveché el momento para hablar con el hermano de mi amiga y proponerle que pusiese cerveza sin gluten. ¡Yo creo que surtió efecto! Así que ya sabéis, si queréis disfrutar de un excelente sushi acompañado de salsa de soja sin gluten y, espero que pronto, una cervecita bien fresquita si gluten, este es vuestro lugar.

¡¡¡Gracias a todos!!!